Historia de la Ropa Interior Masculina - Capítulo 2


"No entiendo Griego"

Al mal informado le puede resultar extraño que los antiguos griegos nunca consideraron el uso de cualquier forma de protección a manera de concha en la zona de la ingle durante sus Juegos Olímpicos de la antigüedad.  Los griegos tenían demasiado tiempo para pensar en ello porque, después de todo, estos eventos eran el evento periódico de más larga duración en la antigüedad.

Los Juegos Olímpicos de la antigüedad eran eventos de gran trascendencia. Había actividades periféricas al festival olímpico: acontecimientos artísticos, nuevos escritores, nuevos pintores y escultores nuevos. Hubo incluso traga-fuegos, lectores de palma, y ​​prostitutas. Y, por supuesto, estaban los atletas célebres, los cuales realizan sus hazañas sin usar ni una sola prenda de ropa.

De hecho, un lector le preguntó a la revista National Geographic: "¿Por qué los atletas olímpicos competían desnudos?" A lo cual la revista respondió: "La verdad es que nadie sabe".

Según una versión, uno de los atletas compitiendo en los juegos se tropezó con su propio taparrabos, por lo cual prefirió quitárselo.  Todos los demás atletas decidieron también quitarse el taparrabos después de eso. Pero inclusive los historiadores antiguos han rastreado ritos de iniciación en jóvenes al pasar a la edad adulta, los cuales consistían precisamente en mostrar su desnudez.

La revista continuó añadiendo a la respuesta: "Sabemos cómo la desnudez era fundamental a la cultura griega. Realmente resaltaba el exhibicionismo y la vanidad de los griegos. Sólo los bárbaros tenían miedo de mostrar sus cuerpos ".

"Los atletas desnudos desfilaban como pavos reales por todo el estadio. Los poetas escribían, con manos temblorosas, maravillosas odas a los cuerpos de los jóvenes, su piel del color de arcilla cocida. Sin embargo, otras culturas, como los persas y los egipcios, veían a estos hombres griegos aceitando el uno al otro y revolcándose en el lodo con contrariedad, ya que creían que eso promovía la degeneración sexual".


Se dice que Platón era un gran fan las luchas Olímpicas y Sófocles se le veía disfrutando de juegos de balonmano olímpico. Aristóteles y Sócrates seguramente disfrutan de diversos eventos.

Uno pensaría que la civilización que nos dio estos grandes pensadores habría tenido alguien que pensara lo suficiente sobre cómo llegar a crear un suspensorio de clase mundial. Quizás una tanga, bikini o cualquier precursores de lo que conocemos como calzoncillos o boxers de los hombres de hoy habría sido suficientes. Pero no, ese pensamiento nunca se le ocurrió a ninguno de los grandes pensadores de los tiempos.

Acaso no pudo una de las mujeres que estaban casadas con los "padres de la geometría" averiguar los ángulos simples necesarios para armar la camiseta de los hombres? No pudo uno de sus hijos idear una concha a base de la copa de vino de latón, modificando de alguna forma para servir de protección el miembro masculino? Seguramente que habría sido colocado en un estante en su casa después de la fiesta como un recipiente caro y preciado que no sólo protegía, pero embellecía a los primeros luchadores olímpicos.

La invención de un suspensorio o concha de soporte atlético, o cualquier otra forma de ropa interior masculina, nunca se les ocurrió porque los historiadores nos dicen que los griegos iban sin ropa interior todo el tiempo - incluso cuando estaban fuera del campo de juego. En pocas palabras, no llevaban ropa interior - nunca. Pero bueno, los grandes pensadores no siempre buscan resultados prácticos.

Después de todo dicen por ahí que después de la Segunda Guerra Mundial, el mundialmente reconocido científico Albert Einstein, padre de la bomba atómica, no sabía cómo atarse los cordones de sus propios zapatos.

Una cosa divertida sucedió camino al foro

En la década de 1950, un niñito que visitaba a su abuela la oía de vez en cuando decir "jálate los pantalones o te vas a caer." El muchachito nunca había oído la palabra pantalones antes, pero intuitivamente sabía que la abuela le había ordenado subirse los pantalones.


Al mismo tiempo, su marido, abuelo del niño, entró en la habitación vistiendo un par nuevo de pantalones de gabardina. La mujer le dijo, "Tienes un pedazo de pelusa en los pantalones." La abuela había nacido en las últimas décadas de 1800 y probablemente no sabía que su terminología, los pantalones y los pantalones en concreto, son derivados que derivan de los antiguos romanos.

Estas prendas fueron en su momento ropa interior romana.  Aunque a la abuelo eso es lo último que le importa.  Lo único que a ella le interesa es que su nieto y su esposo luzcan elegantes.

Por lo menos ya en el siglo II aC, los romanos fueron expuestos a las prendas bifurcadas. Fue entonces cuando los germanos vencieron a uno de sus ejércitos.

Estos guerreros del Norte estaban vestidos con túnicas cortas en las que los pantalones o pantalones holgados eran usados ​​como una forma de ropa interior masculina. Esto es prueba de que los romanos eran unos bárbaros.

Contrariamente a lo acostumbrado, en lugar de que los pueblo derrotados adoptaran la forma de vestir de los conquistadores, en este caso fue al revés. Los invasores pronto comenzaron a usar algo parecido al vestir romano. Sin embargo, los romanos aceptaron gradualmente pantalones cortos y largos como su ropa interior.

Primero por los soldados, que reconocieron su practicidad - algo que siempre es digno de mención cuando se considera el estilo, la forma o la tela adecuada de ropa interior masculina.

En la conservadora Roma, tanto los hombres como las mujeres continuaron usando capas similares a la túnica, además de la toga, aunque a veces los hombres llevaban un extra bajo la túnica. Estos eran por lo general más cortos que los que usan las mujeres con el fin de adaptarse a su estilo de vida más activo.

El subligaculum era también un tipo de ropa interior masculina usado por los antiguos romanos como lo demuestra el prefijo "sub" que se traduce como "bajo".

Sin embargo, los gladiadores, atletas y actores de teatro lo usaban frecuentemente como una prenda exterior - "por el bien de la decencia." El subligaculum se parece a un par de pantalones cortos o boxers, o también podría ser un simple taparrabos que se envolvía alrededor de la zona inferior del abdomen.

En 481 dC, cuando el rey Clovis gobernaba la zona, cerca del límite actual de Francia y Bélgica, los súbditos usaban pantalones o calzones. Los cuales terminaban en la rodilla y eran largos y transversales. De cualquier manera, se llevaban debajo de una túnica hasta las rodillas, lo que los hacía indiscutiblemente una forma de ropa interior masculina.

Fue mucho más tarde que la ropa de hombres y la ropa de mujer se separaron de forma marcada. Los hombres acortaron sus túnicas y expusieron sus piernas en los pantalones.

Pero estos no eran tan cortos como calzoncillos o como los boxers. Las mujeres, por su parte, siguieron ocultando sus piernas debajo de las faldas largas que llegaban a sus pies. Así fueron los hombres, no las mujeres, que marcaron la pauta en la historia, por así decirlo, vistiendo "ropa interior sexy".